¿Crees que el día debería tener más horas y sueles estar demasiado ocupado “estando ocupado”? ¿Estás convencido de que la palabra multitarea se creó pensando en ti?

No paras, y aún así te quedan cosas sin hacer. Tratas de avanzar, pero pareces ir en círculos.

Hoy te voy a hablar de un sencillo hábito al alcance de todos. Tan simple como poderoso, y te aseguro que da resultado.

Empieza por buscar un cuaderno que te guste, de esos en los que apetece escribir.

La foto que ilustra este post es una página del mío. Como verás, llevo tiempo con este hábito, ¡la captura es del 2013!

Elige tu momento

Puede ser por la noche, pero también temprano por la mañana o mientras te tomas el café. Siéntate y escribe:

– La fecha

– Un pequeño resumen de lo que ha sido tu día. Basta con un titular, cuanto más trabajo de concreción realices, más claras verás tus prioridades.

– Un lista de aquello por lo que estás agradecido hoy. Puede ser una persona, un proyecto, una comida, ¡incluso un rasgo de tu propio caracter!

– Los objetivos para el día siguiente. No te cortes, este diario es solo para ti. No tienen que ser cosas elevadas – aunque pueden serlo. Todo vale, desde comprar pasta de dientes hasta ir al gym, pasando por hablar con tu cliente. ¡Ya sabes que los objetivos tienen que ser realistas y concretos!

– Si tienes talento para eso – no es mi caso – también puedes dibujar. No te cortes. La creatividad necesita espacios y este es tan bueno como cualquier otro.

– Si estás tratando de mejorar en algo, anota tus pequeños progresos en ese sentido. Tus mini victorias, esas de las que estas orgulloso.

Te garantizo que esta herramienta me ha sacado de algunos apuros importantes. Yo la aprendí de Robin Sharma, pero me consta que mucha otra gente inspiradora la usa.

Me ha acompañado estando en el paro, en medio de una crisis existencial y también viviendo en el extranjero.

¿Qué beneficios vas a notar?

Organiza tu pensamiento. Pensar bien te conduce a tomar mejores decisiones.

– Te mantiene motivado. Los pequeños progresos diarios son la mejor motivación para seguir. Ningún avance es menor.

Enfocarte en lo esencial, tanto de lo que te ha ocurrido como de lo que quieres para el día siguiente.

Relativizar los problemas y las experiencias vividas.

Reducir el estrés. Poner las tareas en un papel te quita el 50% del peso de hacerlas.

– Ser más eficaz. Tu cabeza se va a enfocar en esos objetivos, al día siguiente los tendrás en mente.

– Estos 5 minutos que dedicas a pensar en ti y en lo que haces se multiplican en forma de lucidez y claridad.

– Te mantiene consciente de todas las cosas buenas que, a pesar de los problemas, tienes a tu alrededor. La gratitud es un músculo, no dejes de ejercitarlo.

¿Y tú? ¿Ya escribes un diario? Cuéntame tu experiencia y comparte si te ha resultado útil.